Entrevista con la franquicia Toro de Osborne

toro

Primero fue la concesión de licencias para varias líneas de productos. Ahora le llega el turno a la franquicia, con la apertura de la primera tienda Toro nada menos que en la madrileña calle Preciados, a la que, según las previsiones, seguirán más de 40 en los próximos cuatro o cinco años. Turistas y clientes nacionales ya pueden comprar en la tienda de la famosa efigie taurina. Los más emprendedores pueden montarla por unos 140.000 euros.

¿Qué es más Toro: una tienda de regalo o de souvenirs?

De souvenirs no, no tiene ese aspecto. Es una tienda de complementos y regalos, con productos tanto de gusto local como apreciados por turistas. Estamos encantados de que nos asocien con artículos de recuerdo, pero debe quedar claro que el Toro es una marca registrada, propiedad de Osborne.

Queremos que el toro sea popular, y nos gusta que lo consideren representativo de España, porque somos una empresa española con más de 200 años de historia.

¿Cómo se configura el tipo de producto en tienda?

El textil pesa más y es sin duda la línea más importante, la intención es incluso ampliarla. También es importante la parte de la porcelana, tazas, juegos de té… en cualquier caso, el stock se irá ajustando y ampliando.

¿Tienen algún interés específico a nivel geográfico?

Hay zonas más relevantes, por ejemplo ciudades como Sevilla, Málaga o Granada pueden ser muy importantes porque es bueno que haya un mix de españoles y turistas. Andalucía está más arraigada a nuestra empresa, por lo que sí, tenemos a ésta como preferencia. A partir de ahí sería la costa levantina, por supuesto Madrid, donde hay mucho potencial, pero también hay ciudades como Salamanca. No estamos cerrados a nada.

¿Abrirán tiendas en propiedad?

Hemos pensado enfocarnos plenamente en la franquicia. Es precipitado decir que los franquiciados no van a poder costear la inversión porque creemos que hoy por hoy hay mucha gente que tiene dinero y no consigue trabajo, y es un buen momento para que sean sus propios jefes. Creemos que la franquicia y la colaboración con el franquiciado va a ser una vía más efectiva para alcanzar el éxito que empecinarnos en montar nosotros las tiendas.

¿Debe el franquiciado autoemplearse en el negocio?

No tiene por qué estar en el día a día. Puede ser una persona que desee invertir y luego tenga a dos personas que se lo gestionen, pero tiene que estar involucrado, tiene la obligación de que el servicio que dé sea el correcto, sus empleados estén bien formados… en definitiva, tiene que ser responsable de la tienda.

¿Han pensado ya en la expansión internacional?

Claramente sí. A corto plazo no tenemos planes de expansión fuera de España pero sí hay intereses en países muy importantes para el Toro de Osborne, como por ejemplo Alemania, y quizá en un año ya estemos pensando en abrir allí. Tampoco queremos abarcar todo y hacerlo mal, hoy por hoy nuestros planes están muy enfocados a España pero la internacionalización no está descartada ni mucho menos.

Scroll al inicio