La cadena de franquicias de lavanderías seguirán funcionando con normalidad tal y como autoriza el Real Decreto 463/2020 firmado tras la declaración del estado de alerta para evitar la propagación del Covid-19.

Fresh Laundry CoronavirusEn el contexto actual de la pandemia Covid-19, y las medidas de contención adoptadas por el Gobierno nacional en el ámbito de la actividad comercial, se ha suspendido: "la apertura al público de los locales y establecimientos minoristas, a excepción de los establecimientos comerciales minoristas de alimentación, bebidas, productos y bienes de primera necesidad, establecimientos farmacéuticos, médicos, ópticas y productos ortopédicos, productos higiénicos, peluquerías, prensa y papelería, combustible para la automoción, estancos, equipos tecnológicos y de telecomunicaciones, alimentos para animales de compañía, comercio por Internet, telefónico o correspondencia, tintorerías y lavanderías".

Roberto Haboba Gleizer, CEO del Grupo Fresh Laundry, explica que "la actividad de las lavanderías se considera uno de los servicios de primera necesidad y por este motivo se ha permitido su funcionamiento con normalidad". Ha explicado, además, que "mantendremos el servicio a los usuarios en nuestro horario habitual, cuidando al máximo la limpieza y el orden de los establecimientos y la correcta atención telefónica". También se ha establecido una línea de comunicación permanente para facilitar el servicio a los franquiciados del grupo.

En cada establecimiento Fresh se ha colgado un comunicado para insistir en las medidas de seguridad que tiene que adoptar cualquier usuario de estas lavanderías: "la declaración del estado de alarma según RDL permite la actividad comercial de este establecimiento. Es obligación de cada ciudadano el cumplimiento.