La franquicia Aloha Poke tiene una buena noticia para sus consumidores. Y es que la compañía ha optado por eliminar el plástico de todos sus bowls.Desde ahora la cadena de franquicias solo usará envases cien por cien biodegradables y fabricados con fibras naturales.

La red de franquicias cuenta en este mmento con 11 locales en Madrid, Valencia, Ibiza y Tarrasa. La compañía tiene previsto en los próximos meses empezar a operar en otras ciudades españolas, como la Capital Condal, y en otros puntos en Madrid. En total, utiliza de forma anual más de 600.000 bowls, tanto en sus locales, como a través de las entregas a domicilio.

Sus bowls, anteriormente de plástico, pasan a estar fabricados en PLA, un termoplástico que se obtiene a partir de residuos vegetales reciclados (procedentes de maíz, yuca, mandioca o caña de azúcar) en lugar del aceite de petróleo.

Material 100% biodegradable para los nuevos bowls

Aloha Poké mantiene una comprometida política de responsabilidad y sostenibilidad, y pretende eliminar totalmente el uso del plástico en todos sus locales y productos que utiliza.

El cambio al PLA supone un incremento de sus costes en material desechable del 30%, pero con él se elimina más del 90% del plástico que existe en los locales de la marca.

“Nos acercamos a lograr el objetivo de la empresa de erradicar el plástico por completo” apostilla Guillermo Fuente, Co-founder de Aloha Poké, que destaca que ”el PLA es mucho más sostenible que el cartón”.

En opinión de Fuente, “reducir el uso y el impacto que los plásticos tienen sobre los ecosistemas es responsabilidad de todos, tanto de las administraciones públicas como de la ciudadanía”, al tiempo que recuerda que “sus efectos, aunque pueda parecernos imperceptibles, son demoledores, extendiéndose desde el Ártico a la Antártida, y causando estragos en las especies marinas”.

Los bowls de Aloha Poké “no volverán a ser de plástico”, al haber empezado a producirse en PLA, “el material desechable más sostenible”.

“Nuestro PLA es el material más sostenible e innovador que destaca por su máxima calidad”. Entre sus compuestos no se usan derivados del petróleo, sino que se genera por polimerización del ácido láctico procedente de la fermentación de azúcares derivados de residuos vegetales. Y, a diferencia de otros materiales, no desprende olores incómodos, por lo que es ideal para uso gastronómico”, añade Fuente..

“El uso del plástico es insostenible y es un claro ejemplo de los impactos de la cultura del usar y tirar. Por ello hay que ir al origen del problema y, en primer lugar, reducir la cantidad de plástico que se pone en circulación y después apostar por la reutilización. Ya hay un movimiento creciente de personas en todo el mundo que están apostando por un estilo de vida libre de plásticos de un solo uso”, concluye.