contrato de franquicia sobre una mesa

Los 15 aspectos clave del contrato de franquicia

Un contrato de franquicia es un acuerdo legal entre un franquiciador y un franquiciado. Este contrato permite al franquiciado usar la marca, el sistema operativo, el know-how y otros recursos del franquiciador a cambio de ciertos pagos y bajo determinadas condiciones. Es esencial para establecer las expectativas, derechos y responsabilidades de ambas partes. Aquí te presento los aspectos clave que suelen estar presentes en un contrato de franquicia.

Los 15 elementos a tener en cuenta a la hora de firmar el contrato de franquicia

  1. Definición de las partes: Es vital que ambas partes, el franquiciador y el franquiciado, estén claramente identificadas en el contrato. Esto incluye no solo nombres, sino también direcciones legales, formas de contacto y, en el caso de las empresas, detalles de registro.
  2. Duración del contrato: Además de especificar el período de vigencia, es importante detallar cómo y cuándo se puede renovar el contrato, y si hay condiciones específicas para la renovación, como el cumplimiento de ciertos estándares de rendimiento.
  3. Territorio: El contrato debe aclarar si el franquiciado tiene derechos exclusivos o no exclusivos en su territorio. Esto implica si el franquiciador puede o no abrir otras franquicias en la misma área.
  4. Canon de entrada y royalties: Los detalles financieros son cruciales. Además de las cantidades y frecuencias, el contrato puede especificar cómo se calculan estas cifras y qué incluyen.
  5. Formación y asistencia: El contrato debe especificar la duración, el formato y el contenido de la formación. Además, debe mencionar otros apoyos, como asesoramiento continuo, soporte técnico, etc.
  6. Uso de la marca y otros aspectos de la propiedad intelectual: Es esencial definir cómo y dónde se puede usar la marca, así como las restricciones para proteger la integridad y reputación de la marca.
  7. Estándares operativos: Estas directrices garantizan que todos los franquiciados ofrezcan la misma calidad y experiencia. Podrían cubrir desde la presentación del personal hasta las técnicas de servicio al cliente.
  8. Suministros: El contrato podría detallar la obligación de comprar ciertos productos, para garantizar la uniformidad en la oferta. Esto puede incluir proveedores específicos y precios acordados.
  9. Publicidad y promoción: Es importante detallar si existe una cuota de publicidad que el franquiciado debe pagar y cómo se distribuye esa publicidad. También, qué acciones promocionales debe realizar cada franquiciado y qué soporte recibirá del franquiciador.
  10. Venta o transferencia: Podrían existir condiciones como la aprobación del franquiciador para una venta, o incluso el derecho de primera negativa, donde el franquiciador tiene la opción de comprar primero.
  11. Terminación: Esta sección cubre los motivos de terminación anticipada, como incumplimientos, y qué sucede en caso de que alguna de las partes quiera finalizar el acuerdo antes de tiempo.
  12. Cláusulas postcontractuales: Las restricciones postcontractuales, como la no competencia, buscan proteger al franquiciador de que un exfranquiciado use el know-how adquirido en su contra.
  13. Disputas y resolución: Esta sección puede establecer, por ejemplo, que las partes acuerdan resolver las disputas a través de un mediador antes de ir a la corte, o que cualquier litigio se realizará en una jurisdicción específica.
  14. Indemnizaciones: En esencia, protege a una parte (generalmente al franquiciador) de las acciones de la otra. Por ejemplo, si alguien demanda al franquiciador debido a algo que hizo el franquiciado, esta cláusula podría requerir que el franquiciado asuma la defensa y los costos.
  15. Confidencialidad: Una cláusula de confidencialidad es crucial en contratos de franquicia. Esta sección del contrato se asegura de que el franquiciado no divulgue ni utilice para su beneficio (fuera de la operación de la franquicia) la información confidencial que el franquiciador le proporciona. Esta información puede incluir secretos comerciales, procedimientos operativos, detalles sobre proveedores, técnicas de marketing, y cualquier otro dato o proceso que le de al franquiciador una ventaja competitiva en el mercado. La cláusula debería especificar:

Dada la complejidad de estos contratos, es fundamental que ambas partes tengan asesoramiento legal especializado para garantizar que sus intereses estén adecuadamente protegidos y para entender plenamente sus obligaciones y derechos. Por ello recomendamos estar siempre asesorado por asesores expertos en franquicia.