La Asociación Española de la Franquicia (AEF) amplía su representatividad al incluir a los franquiciados

Luisa Masuet

BUSCADOR DE FRANQUICIAS

Ahora, la AEF se convierte en un espacio donde tanto los franquiciadores como los franquiciados pueden hacerse escuchar.

La Asociación Española de la Franquicia (AEF) ha llevado a cabo una importante transformación al modificar su denominación anterior de Asociación Española de Franquiciadores y ajustar sus estatutos con el objetivo de dar voz a una parte fundamental del sistema de franquicias: los franquiciados.

El Artículo 18 de los estatutos de la AEF establece los requisitos para la membresía de los franquiciados: «Para ser miembro franquiciado de la Asociación, el candidato deberá ser un franquiciado de un franquiciador que, a su vez, sea miembro de la Asociación». Además, se establece que «el miembro franquiciado deberá cumplir en todo momento con sus obligaciones respecto al franquiciador y cumplir con los principios rectores de la Asociación».

Estos estatutos también detallan los derechos y deberes de los asociados. En el caso de los franquiciados, «tendrán derecho a asistir a la Asamblea General, con voz pero sin voto, así como a elegir a sus representantes en el Comité Directivo de la Asociación».

Necesidad de integrar a los franquiciados

Luisa Masuet, Presidenta de la Asociación Española de la Franquicia, destaca la importancia de incluir la voz de los franquiciados en la representatividad de la asociación: «Era necesario integrar la perspectiva de los franquiciados, ya que son una parte esencial de este modelo de negocio. Sin ellos, la franquicia no podría existir. Sin duda, sus puntos de vista y experiencias serán escuchados y considerados en nuestra asociación».

Por su parte, Eduardo Abadía, Director Ejecutivo de la AEF, destaca la relevancia de esta medida para el sistema de franquicias en general: «Al incluir a los franquiciados en nuestra asociación, hemos dado un paso significativo. Ahora podemos decir que representamos a todo el conjunto de la franquicia española. Esto nos ha llevado a cambiar nuestro nombre y nuestros estatutos, pero creemos que es un avance necesario para fortalecer el sector de las franquicias».

Ir arriba