Reporte Remax: España, el país preferido por los europeos para mudarse

El Grupo Remax presenta el primer informe sobre tendencias en vivienda en Europa tras la pandemia recogiendo aspectos relevantes para el sector como los efectos de la guerra en Ucrania, los precios de la energía o la inflación. Entre los datos más significativos destaca España como el destino preferido por los europeos para mudarse y como quinto país europeo con mayor número de propietarios.

Remax Europa, red internacional líder en venta de franquicias inmobiliarias, ha presentado el primer reporte sobre tendencias en vivienda en Europa tras el COVID-19. Se trata de un gran indicador de cómo se comportará el sector inmobiliario en Europa a medio plazo, dónde prevén mudarse los europeos y las zonas preferidas. En él se han recogido aspectos tan relevantes como son los efectos de la guerra de Ucrania, los precios de la energía, el cambio climático o la inflación. Para la elaboración, Remax Europa ha encuestado a 16.000 ciudadanos europeos de 22 países distintos.

Uno de cada cuatro europeos encuestados está pensando comprarse una casa en otro país, ya sea para mudarse o como inversión. España es el destino más popular, con un 14,7% de los que planean comprar o mudarse al extranjero como posibilidad. El estilo de vida es el factor más importante a la hora de decantarse por un país y parece que el estilo de vida español atrae.

Además, los españoles aprecian claramente el país en el que viven. Casi las tres cuartas partes de los encuestados españoles dijeron que no abandonarían su país de origen.

El coste de la vida como factor diferencial

El aumento del coste de la vida está influyendo de manera significativa en el mercado inmobiliario. Entre los europeos más reacios a mudarse, el coste de vida es la principal razón por la que no lo hacen.

Paradójicamente, este es el motivo principal entre los que sí desean mudarse. Lo ven como una forma de reducir facturas, buscando viviendas más pequeñas o zonas más baratas. En el caso de España, el 43% de los encuestados se plantean una mudanza con el fin de reducir costes.

Mudarse a la ciudad o a zonas rurales/costeras

En toda Europa, dos tercios de los encuestados están contentos con su ubicación actual (especialmente entre mayores de 45 años). Además, esta ubicación es principalmente urbana. Sin embargo, para los que se plantean mudarse, el campo ejerce una atracción más fuerte. Uno de cada cinco plantea mudarse a un lugar costero o rural (más del doble de los que se mudarían a la ciudad).

En esta categoría, España es el quinto país en el que más población piensa en vivir en la ciudad. Los motivos principales son el acceso a la cultura, al trabajo y a una atención sanitaria mayor calidad.

En cuanto a franjas de edad, los más jóvenes prefieren mantenerse en la ciudad, así como los mayores de 45 años en adelante. Es el sector de población de entre 26 y 45 años el que ve con mejores ojos trasladar su vivienda a alguna zona rural y costera. El principal motivo es el de acercarse a la naturaleza, seguido de una búsqueda de mayor privacidad y un ritmo de vida más lento.

Más datos de interés

Uno de cada diez europeos quiere comprar una casa con fines de inversión, ya sea en su país o en el extranjero. Los europeos del sur están especialmente motivados por las oportunidades de inversión que aporta el sector.

Casi un tercio de los encuestados estarían dispuestos a reducir el tamaño de su casa para mudarse a otra más respetuosa con el medio ambiente. También están a favor de reducir el tamaño del jardín, tener un trayecto al trabajo más largo o una ubicación menos deseable si eso ayudara al planeta.

Solamente casi la mitad de los europeos se mudaría a un lugar con excelente cobertura fija y móvil. En este sentido, España es el cuarto país que más valora la cobertura fija y el acceso a Internet en una vivienda.

Las demandas de compra y alquiler de viviendas son mayores entre los jóvenes menores de 35 años. El motivo es que dejan el hogar de los padres, se van por estudios o para vivir con pareja o amigos. Por otro lado, menos de una décima parte de los mayores de 56 años piensan mudarse en el próximo año.

Ir arriba